K28444 Nave
K28444 Nave
Acrílico sobre tela
140 x 140 cm
2020
K28445 Altar
K28445 Altar
Acrílico sobre tela
80 x 70 cm
2020
Hogar
Hogar
Acrílico sobre tela
150 x 140 cm
2020
La Piedra
La Piedra
Acrílico sobre tela
110 x 100 cm
2018
Protector
Protector
Acrílico sobre tela
140 x 140 cm
2020
Templo
Templo
Acrílico sobre tela
140 x 140 cm
2020
Transportador
Transportador
Acrílico sobre tela
140 x 140 cm
2015
Pasaje
Pasaje
Acrílico sobre tela
140 x 130 cm
2017
Transportador Místico
Transportador Místico
Acrílico sobre tela
100 x 90 cm
2015
Visión
Visión
Acrílico sobre tela
150 x 150 cm
2020

Alejandro Gigli

“Es cierto que a primera vista la obra de Alejandro Gigli parece adecuarse a la categoría incierta de abstracción geométrica. Sus pinturas generan espacios despojados y silenciosos como la capilla de Mark Rothko en Houston, e invitan a adentrarse en un tiempo suspendido. Las perspectivas logradas con planos de color parecen afirmar la existencia de realidades múltiples, más allá de lo que el ojo humano puede percibir. Los espacios se abren hacia abajo como invitando al héroe a descender a los infiernos, o por el contrario invitan a elevarse como lo hace el cóndor o el águila, por nombrar algunas aves sagradas que simbolizan el ascenso del espíritu. En sus pinturas no son raras las alusiones a los portales, como el tori sintoísta, el pórtico de las catedrales románicas o la Puerta del Sol (Tiwanaku), como una forma de traspasar de un espacio profano a uno sagrado, de lo cotidiano a lo mágico, de lo temporal a lo atemporal. Detrás de una apariencia simple, de intersección de planos de colores, las pinturas de Gigli esconden la posibilidad secreta de abrir la percepción a múltiples dimensiones, son arquitecturas que trascienden la anécdota o la historia para sugerirnos un punto de encuentro con lo inefable”, Julio Sánchez.

   Imprimir
   Imprimir