ARTISTAS

Antonio_BernI

Antonio Berni

Doña Rosa
Sur

INFORMAÇÃO DO ARTISTA

No es fácil encontrar ‘le mot juste’ (la palabra justa) que defina el arte y la personalidad de Antonio Berni. Arte y personalidad, dos factores de una misma ecuación; tan sólo que el yo de la personalidad ha sido revestida del nosotros que atañe a la universalidad que todo arte debe expresar. Si la palabra exacta se nos torna huidiza ello se debe en buena parte a lo que nos expresó en cierta oportunidad el maestro Berni: “Hay que quemar las etapas”. 
Berni creía en una permanente renovación, una actitud opuesta a la mujer de Lot, quien, por mirar atrás, se convirtió en estatua de sal. Por ello, desde sus trabajos surrealistas que en los años 30 lo señalaban como precursor de ese movimiento en nuestro país, hasta las obras en que incorporó el informalismo, y atravesando por sus preocupaciones de índole social, que lo emparientan con el muralismo mexicano, al punto de haber colaborado con David Alfaro Siqueiros en el mural de la quinta de Botana.
Es probable que esa preocupación nunca lo abandonó y que hasta cierto punto explica sus míticas series de Juanito Laguna y de Ramona Montiel, cuyos padres asoman en dos magníficos collages de 1962. Imposible olvidar ese año en que conquistó en Venecia el máximo galardón, con sus grabados y dibujos que deslumbraron al exigente jurado que premiara a los mayores artistas de la época. La fuerza del dibujo, su atrevida capacidad colorística, su sabiduría compositiva, cada obra de Berni es una lección del arte pictórico, desde composiciones tan aparentemente sencillas como su “Barco” de 1956 hasta el “Bar” del mismo año.
Sin desmerecer la potencia del collage sobre madera que nos dice de la “Inundación en el barrio de Juanito”, quiero destacar como uno de sus más emocionantes logros los Cristos que pintó en su última etapa, y en los que rinde homenaje a la dimensión sufriente de la condición humana llevada a la dimensión trascendente en la imagen del crucificado. Berni parece recordarnos aquello de Fierro “Amigazo, pa’ sufrir/Han nacido los varones”.
Lo recordamos al maestro, ejemplo de vitalidad y de aquellas condiciones que lo adornaron: generosidad sin límites, cortersía y la lealtad que acompaña las mejores amistades.
Todo ello se refleja en su arte.

Currículo