Agustin Sirai

El último cigarrillo eterno (No man is an island)

K25840 tamaño para pag web
IMG_0421
IMG_0422 copy
IMG_0425 copy
IMG_0426 copy
IMG_0428 copy
IMG_0429 copy
IMG_0430 copy

MÁS INFORMACIÓN

El último cigarrillo eterno (No man is an island)


Artista Exhibido:

Agustin Sirai

El último cigarrillo eterno (No man is an island)

Por Victoria Verlichak

 

Alguien buscó las hojas de tabaco y las picó. Alguno envolvió la mezcla con una lámina de papel y formó un rollo. Uno consiguió fuego y encendió el cigarrillo por un extremo, aspirando con la boca desde el otro. ¿En qué parte de las islas de Agustín Sirai están los autores de estas acciones?

No existen hombres en esos trozos de bordes imprecisos que flotan, mayormente, en el centro de las silenciosas piezas; tampoco en sus pinturas minuciosas de “inventarios de taller”. Sí quedan insuficientes rastros de una presencia, que cuando vino la oscuridad acampó en el lugar. Dejó ropa, instrumentos, libros; vestigios ligeros que hablan poco de aquel que ahora falta. ¿Llegó un remolino y se lo llevó? Aunque la tempestad se aquietó y tras la noche vino el alba, ese otro aquí no amaneció.

Como el último y eterno cigarrillo del título, la perspectiva de las islas imaginadas por el artista combina un tiempo pasado, presente y futuro. Sin principio ni fin, una acción circular sucede en un escenario casi fantasmagórico. Algo pasó, está pasando, habrá de pasar allí, en esos islotes suspendidos y, quizá, a la deriva.

La nada es una latente amenaza pero, en evidente contradicción, mucho permanece en estas pinturas que se detienen amorosamente en los detalles. El desarraigo es una constante, tanto como cierta resistencia que anuncia la expansión de la esperanza. Sirai, que trabaja todos los días en su taller y enseña en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata, suele hablar de la ausencia como algo “inevitable”. La presencia de la ausencia es poderosa en estas piezas, quizá como olvido, también como irrupción de la soledad.

Mientras que en algunas instancias, las obras describen la llegada de un invierno que mata los colores y deja al suelo yermo -con árboles tristes que perdieron su follaje y se disuelven en la bruma-, en la atmósfera romántica de otros archipiélagos aparecen indicios que desmienten lo inevitable de la catástrofe: despunta la primavera y corre el agua, los pájaros se insinúan y las plantas reverdecen

Ni islas de la muerte ni de las lágrimas, los sutiles trabajos incluso reflejan materia, movimiento y tiempo. A pesar de sus paisajes desolados, las obras aluden a la eternidad y proclaman vida, extinciones y renacimientos. Los conjuntos solitarios (otro oximoron) creados por el artista bien pueden ser vistos como metáforas de las relaciones humanas. Al considerar las conmovedoras y penetrantes pinturas, el observador -¿deseando, acaso, cambiar las intenciones del artista?- recuerda palabras del poeta metafísico John Donne. “Ningún hombre es una isla, entero en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la Tierra… (…) La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; y por eso nunca quieras saber por quién doblan las campanas; doblan por ti” (Devotions upon Emergent Occasions -Meditation XVII, 1624).

Sirai persiste en la pintura.