ARTISTAS

blog_56_1_maccio

Rómulo Maccio

Parabola
la libertad se baña
la primavera madona fiorentina

INFORMACIÓN DEL ARTISTA

Rómulo Macció es un artista que transita por la historia del arte, las raíces de nuestra inmigración, los mitos que heredamos y construimos. Cada una de sus pinturas evoca modos de pintar que ya conocemos, un universo de ideas e imágenes que conviven anárquicamente y que pueden ser unidas por el relato plástico del artista.
Preocupado por quebrar la antítesis pintura abstracta / pintura figurativa, en sus trabajos de la década del sesenta la figura humana aparece en medio de una sintaxis de grandes planos y pronto reemplazada por la expresión gestual. Las grandes telas con dibujos enmarañados de signos y garabatos permiten la aparición de fragmentos del cuerpo humano. Poco después inició una etapa reflexiva, orientada hacia la estructuración del espacio y la construcción de la figura.
En 1968 aparecieron sus telas con personajes estereotipados, citas de las técnicas gráficas de la historieta. Luego su iconografía se fue poblando de personajes con ojos que se multiplican, con rostros que se desdoblan o se superponen. Jugó con la visión del espejo que duplica la imagen e ironizó sobre la percepción, introduciendo manos larguísimas extendidas más allá de los límites del marco.

Biografía

Nacido en Buenos Aires en 1931, Rómulo Macció desarrolló un interés temprano por el dibujo, era autodidacta y fue contratado como diseñador gráfico a la edad de catorce años. Pronto comenzó a ganar algo de fama, montó su primera exposición en la Galería Buenos Aires Gatea en 1956. Su arte desenfadado Macció le trajo la atención al arquitecto Clorindo Testa y se incorporó al Grupo Boa. Galardonado con el prestigioso Premio De Ridder en 1959 y el Premio Internacional del Instituto Torcuato di Tella en 1962, su fama lo llevó cerca de otros argentinos artistas de vanguardia, como Luis Felipe Noé. Él y Noé pronto desarrollaron el movimiento neo-figurativo que se extendió por América Latina durante la década de 1960.
Macció continúa mostrando su obra en galerías argentinas y europeas y ha tenido ocho libros de arte retrospectivos publicados desde 1969. Varias de sus obras se encuentran en las colecciones permanentes del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, el Blanton Museum of Art y el Museo Hirshhorn y Jardín de Esculturas.